Penélope Glamour

Y se hizo esperar, pero de repente entre una nube inmensa de flashes apareció el ángel: ¡Penélope Cruz! Enfundada en un vestido blanco roto de Versace puso la guinda de la elegancia a la gala de los Goya. Un escote palabra de honor resaltaba su broceado perfecto, la melena suelta le aportaba sensualidad y sus joyas ¡llenas de brillantes! fueron el detalle perfecto para ponerle un sobresaliente a su outfit. Por cierto el bolsito clutch de Roger Vivier que llevaba la actriz en la ceremonia ¡me tiene loca! Pe… ¿me lo prestas para un sábado por la noche? Je,je,je.

5 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *