Primark: el octavo pecado capital

Chicas hay un octavo vicio que aunque no figura en las enseñanzas del catolicismo os prometo que sí figura en el manual de cualquier shopaholic. Este vicio se llama Primark, una marca en el que se experimentan la lujuria, la ira, la gula, la pereza, la avaricia, la envidia y la soberbia una vez que cruzas el umbral de la puerta de uno de sus puntos de venta.

Te dará pereza cuando tengas que coger el coche para ir a una de sus tiendas que siempre están en la periferia de la ciudad (tener un Primark en plena Gran Vía de Madrid sería too much), te morirás de envidia cuando veas a la chica de al lado que ha cogido la última talla 38 de esa falda tan mona, tendrás pensamientos impuros y rozarás la lujuria cuando veas esos minishorts que van a volver loco a tu chico, y sentirás una gula y avaricia descontrolada cuando llegues a la caja y veas que te has llevado ¡media tienda!
Una vez que ya hayas estrenado tus trapitos, la
ira y la soberbia quizás pasen por tu mente cuando veas que esa faldita tan mona de Primark se te está deshilachando… es lo que tiene esta marca, las cosas son monísimas pero la calidad no muy buena. Digamos que Primark es como un novio de esos con los que tienes una relación amor-odio, pero esa relaciones suelen ser las más pasionales, por eso yo siento una pasión desenfrenada por esta marca de origen irlandés.
Os dejo con imágenes de la campaña primavera-verano de Primark y de mis prendas star de esta temporada.
Un besito pecadoras…

Este look navy es bastante aparente…
La chaquetita college solo cuesta 21 euros

…no es un bolso Chanel pero da el pego…(7 euros)

¡Me priva este vestido marinero palabra de honor (13 euros)! ¡Ideal!…


…este mono de florecillas a lo vintage (17 euros) mi piace molto…

¿y qué os parece este pañuelo (1,50 euros)…?

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *